Enriqueta Acín Aquilué

Enriqueta Acín Aquilué

(Huesca, 1882 - Huesca, 1936)

Hermana de Ramón Acín, vecina, confidente, amiga... Enriqueta es uno de los personajes más queridos por Ramón a lo largo de su vida. Vivía en la planta baja de la misma casa de la calle de las Cortes número 3, en la que residía Ramón con su familia, y el trato era intenso y constante. Enriqueta, por otra parte, idolatraba a su hermano, recortaba todos sus artículos, los guardaba y archivaba cualquier información que hablara del artista, conferenciante, profesor de Magisterio... El último artículo en prensa de Acín –«Mi hermana Enriqueta», Diario de Huesca, 14 de junio– lo dedicó a su querida Enriqueta, con motivo de su muerte ocurrida el 11 de junio de 1936. La noticia del fallecimiento de la hermana, no por presentida, conmovió menos a Ramón, para quien supuso un auténtico desgarro: «Estoy admirado y loco, como si la muerte la hubieran inventado anteayer...», escribía emocionado. Pocas semanas más tarde, Ramón se reunirá con su querida hermana, y luego también Conchita Monrás.
Enriqueta, mujer sencilla de una gran simpatía y buen carácter, especialmente dotada para la música –cantaba y tocaba el piano– casó el 25 de mayo de 1910 con el riojano Arsenio Espín, secretario de la Cámara de Comercio y funcionario de la Audiencia que administraba los bienes del marqués de Montemuzo. Tuvieron dos hijas, Enriqueta y María de las Mercedes, que fueron, amén de primas y compañeras de juegos en el hortal familiar, grandes amigas de las hijas de Ramón, Katia y Sol.