Inicio

Inicio


Buscador avanzado

Inicio > Katia Acín > Biografía

Katia Acín / Biografía / 1937 - 1964

Cronología

CONTRA LOS LÍMITES: BIOGRAFÍA DE KATIA ACÍN MONRÁS

1937 - 1964

Un hermano del padre y su mujer, Santos y Rosa Solano, se hacen cargo de la educación de las sobrinas y las llevan a Jaca, donde quedarán matriculadas en el Instituto de la ciudad. Sabían que en ese momento podía parecer embarazoso conservar el legado artístico del padre (libros, pinturas, esculturas, dibujos, obra gráfica), pero su determinación es firme, contra viento y marea.

De regreso a Huesca al terminar la guerra, se trasladan con sus tíos a un piso alquilado en la casa de Retortillo. Era por su estilo lo único racionalista del momento que les tocaba vivir.

Katia termina el bachillerato en el instituto Ramón y Cajal de Huesca y, tras superar el examen de estado que se hacía entonces, se matricula en la Universidad de Zaragoza. Quería ser arquitecta, porque gustaba del dibujo y de los espacios libres, pero al no existir la facultad en su distrito, se matricula en Filosofía y Letras donde terminará especializándose en Historia Medieval, compartiendo clases con Manuel Alvar, Fernando Lázaro Carreter y Félix Monje.

En aquellos años de residencia universitaria, vividos de cerca con su amiga Angelines Campo, la juventud quiere imponerse al pasado aunque la desolación y el amargo recuerdo no dejen de estar presentes ni un solo día. Evocaba después con agradecimiento la ayuda que le prestó entonces el sacerdote Lorenzo Bereciartúa Balerdi, más tarde nombrado obispo de San Sebastian.

En 1946 tiene ya una licenciatura, un pasado y el futuro al que no renuncia. Si el primer capítulo de su vida había sido escrito con luz, el segundo comenzó emborronado de sangre: pero Katia se resiste a la hemorragia. El 18 de noviembre de 1946 se casa con quien será su compañero y amigo durante más de treinta años, Federico García Bragado. Se conocieron años antes en la casa de Retortillo. Era Federico licenciado en Derecho y militar en ejercicio; entre otras tareas, fue profesor de Geografía en la Academia Militar. Sacará posteriormente oposiciones al cuerpo de Secretarios de Administración Local lo que permite a la pareja ampliar escenarios: de Guadalajara primero a Cádiz después para regresar nuevamente a Huesca. Sin embargo, la ruptura de los límites geográficos no es la más significativa de esta etapa, sino la vital: en la década comprendida entre 1947 y 1957, el matrimonio tiene cinco hijos y a su crianza dedican ambos lo mejor que tienen: si Katia aportaba el carácter más resolutivo, Federico templaba a base de “andantes”, siguiendo el movimiento de la música que tanto amaba (durante muchos años fue presidente la Sociedad Oscensede Conciertos). La calle del Parque número 36 es el escenario de una apacible vida familiar acompañada de buen número de amigos como Mariano Añoto.

Demasiado apacible para Katia. En 1963 se plantea iniciar una nueva vida profesional y hacer uso de la carrera estudiada. Se encierra a preparar oposiciones con el apoyo de su marido y de Emilia quien le ayudará con su amistad y el cuidado de la casa. No sabemos qué pudo decirle en este trance Luis Buñuel quien le invitó un día a comer, evocando quizá cuando Ramón Acín le había producido su película “Tierra sin pan”.

anteriorsiguiente Subir

Katia en 1940


Katia y F. García-Bragado, 1944


Familia de Katia, 1957

Ayuntamiento de Huesca Diputación de Huesca Gobierno de Aragón